Las palomas revolotearon en la plaza, mientras los niños jugaban al lado de la fuente. Eran como las tres de la tarde y el sol echaba chispas sobre las calles de cemento. De pronto,  se escuchó un estruendo y en seguida unos gritos de espanto.  La vieja regordeta repartidora de tintos había caído desde el…