Rosas de Alejandría [03]

…Comprendí entonces con la escena infernal. Aquello era lucifer, el mismo amo del mal. De las oscuras tinieblas y el eterno flamear. Al instante hallé coraje, como enviado por Miguel y lo enfrenté con escasos temores y haciéndole creer que mi madre allí no estaba y no podría ir con él. A cambio me ofrecía…

Rosas de Alejandría [02]

Con mis ojos a punto de saltar fuera de sus órbitas, miré como extendía hacia mí su mano. Quería gritar, pero la voz se me perdía, entonces alcanzó mi brazo que insistente detrás de mí escondía. Sentí calor, pero no consumía. Acercó su rostro y con voz gruesa procedía.  —Veeen… levántate, no tengas miedo.  …

Rosas de Alejandría [01]

Jugaba en solitario en el gigantesco patio de la casa de tapia, donde el sol de mediodía retostaba la tierra negra y la convertía en polvo que luego llevaría el viento a disolverse en los ramales. Distraído estaba entre mundos inventados y con el regocijo que se tiene siendo un niño de diez años, sin…

Solo tú

Tú en la lejanía tan solo en el recuerdo. En el suceso que deseo para acariciar tu pelo. Tú en las miradas horizontales que roban la luz de mis pupilas para naufragar con el pensamiento en las ansias que ayer nos desbordaron. Tú en las noches de vigilia obligada vigilia que hace arder mis ojos…

Enigma

Tu rostro no se ha ido. Se quedó en la eterna estampa que vigila mis andanzas con el diáfano recuerdo tallado en mi memoria con el fuego de tu amor. Tu cuerpo levita en mis deseos cuál cúmulos de nube que ascienden a los cielos después del aguacero y abrigados por el sol. Y el…

Inferno

Una vez más la sombra circunda el lecho de bahareque con tendido de piel de ovejo. Silueta oscura entre la negrura de la noche amorfa a veces en su arrimo al cabecero. De pie, inmóvil camuflada entre las sombras parece que me mira con gatunas pupilas dilatadas con ávidos deseos de poseerme. Impávido me quedo… como…