Los duendes

Eran casi las seis de la tarde y los últimos rayos de luz agonizaban colorados detrás de las montañas. Había una brisa fría que apuraba las últimas faenas mientras las gallinas se acurrucaban pisoteándose en la copa de un ciprés. La  brisa traía murmullos como risas de una chiquillada que al parecer venía de la…

Los geranios

Los geranios ya florecen y cuelgan el pilar rojizo en el centro del solar. De igual forma las mejillas que sonrojas con el soplo de unos versos que reclaman posesión. Por tus sienes caen las hojas finas hojas que ocultan tu mirar cuando veo de los costados la forma de tu faz. Purpúreo geranio hay…

Camino

No sé qué espero a la orilla de este camino que lleva a ningún lado. No sé por qué las ansias de emprender su recorrido sin saber cuál sea el destino. En los costados polvorientos existen montones de recuerdos de lo que han sido fallidas ilusiones y al fondo se divisa una luz como lejana…

Maximiliano

Sobre la choza pajiza con paredes de bahareque que tan solo al mirarla de lejos daba espanto, volaban en círculo unos chulos, como advirtiendo en el lugar un fiambre. Caminé atemorizado y con la mirada fija en la tranquera, inimaginable a lo que en su interior encontraría. Al llegar, empujé con suavidad la puerta, que…

Rosas de Alejandría [05]

Entonces, Se llenó en seguida de bravura y empezó con ira a proferir blasfemias. Transmutaba nuevamente su figura y cuanto más luchaba por salir, más se enredaba. A sus cuernos los ataban los abrojos y sus manos escamosas se amarraban con los cardos. Sus patas, la una de cabra y la otra de gallina, también…

Rosas de Alejandría [04]

  —Acepto todo aquello que me ofreces,   —le dije, sin esperar más.  —Te entregaré a mi madre y luego me dejarás en paz, pero antes responde una curiosidad.   Extendió su cabeza como atento a escuchar, entonces pregunté con propiedad.    —¿Y qué ha hecho mi madre para merecer ir contigo a tal oscuridad?  Reinó por…